Home / Actualidad mundo animal / Alimentación de las tortugas

Alimentación de las tortugas

18 Jun Alimentación de las tortugas

Las tortugas de agua, son animales que necesitan una alimentación completa y equilibrada para poder tener todos los nutrientes necesarios. Es nuestra labor proporcionales el producto correcto y en la cantidad idónea. 

En la naturaleza las tortugas son animales omnívoros, es decir, que se alimentan de pequeños peces, invertebrados y plantas. En función de su fase de crecimientos, podremos observar que las tortugas jóvenes tienen predilección por la proteína animal, sin embargo según se van haciendo mayores, su dieta se equilibra con la proteína vegetal.

Para alimentar a nuestras tortugas compañeras de piso existen piensos específicos. Este alimento se suele denominar “sticks”. Estos “palitos”, o “churritos” como los soléis llamar, llevan todas las vitaminas, proteínas y minerales que nuestra mascota pueda necesitar para estar en perfectamente alimentada.

A la hora de elegir entre uno u otro pienso hemos de fijarnos en su composición, en al que los porcentajes deberían ser lo más parecido a lo siguiente:

Proteína cruda 35 – 40%
Grasa cruda 5 – 10%
Fibra cruda 2 – 5%
Humedad 5 – 10%

Así mismo, podemos encontrar Gammarus (son unos pequeños crustáceos que suelen enloquecer a las tortugitas) y mezclas de pequeños peces deshidratados, que suelen volverlas locas.

Este tipo de alimento, hemos de dárselo con mucho control y no como base de su dieta. Así, lo podemos ofrecer como una “chuchería” ya que llena pero no aporta todos los nutrientes necesarios para un correctos estado nutricional. Es decir, siempre hemos de dárselos después de que hayan ingerido su ración de alimento equilibrado. En ningún caso debemos basar su dieta en ellos, ya que a la larga y si abusamos de ellos, provocaran graves trastornos nutricionales en nuestra mascota, tales como hipovitaminosis, malnutrición, malformaciones del caparazón

Cuando llega el momento de ponerles la comida, podemos cometer el error de darles demasiados “sticks”. Este exceso de alimento, va asociado a la aparición de una serie de problemas físicos, metabólicos y del entorno que debemos evitar. Algunos de ellos son:

  • Sobrepeso: nuestra tortuga podrá engordar en exceso. Un aumento excesivo de la grasa corporal en una tortuga (y en cualquier animal) da lugar a un mal funcionamiento de sus órganos internos. La cantidad idónea irá variando según su desarrollo.
  • Sobrealimentación: ese exceso de alimento, le hará crecer demasiado deprisa, y teniendo en cuenta que tienen un caparazón que no es elástico, y de crecimiento lento, podría provocar deformidades del mismo.
  • Restos no ingerido por el animal. Los restos de alimento no ingeridos por nuestra tortuga, quedan en su acuaterrario, favoreciendo el crecimiento de hongos y bacterias y como consecuencia de ello se incrementa el riesgo de enfermedades.

Para asegurarnos de estar administrando la ración correcta, lo mejor es acudir a un veterinario especializado.

Una alimentación equilibrada y un entorno apropiado, hará que nuestra mascota se encuentre en perfecto estado, y que tan solo acuda al veterinario, para sus  revisiones periódicas.

About vmartinez

Check Also

8 consejos para cuidar a un perro labrador

22 Sep También es conocido como labrador retriever, cobrador de labrador o perdiguero de labrador. ...