Home / Actualidad mundo animal / La visita al veterinario con nuestro gato

La visita al veterinario con nuestro gato

29 Dic

 

Nuestros felinos lo pasan muy mal cuando van a veterinario, por el estrés del viaje, el nerviosismo que le produce que le maneje su médico y después de los tratamientos se quedan algo “tocados”. Hoy te damos unos consejos para ayudar a pasar este rato lo más relajadamente posible.

 

El transporte

· Traslado al veterinario en transportín. Este será el mejor método. Enséñale desde pequeño que ese lugar es un sitio de calma para que no muestre rechazo a subirse si no, puede ser muy estresante para el animal.

· Aísla el transportín. pon una manta rodeando todo el exterior para que tu felino no vea lo de fuera. Pon una mantita dentro que tenga el olor de tu gato.

· Calmantes. Puedes usar un producto para reducir el estrés de tu animal, lo tenemos en animalesweb..

· Si tu gato convive con otros felinos, lleva en una bolsa hermética una manta u objeto que conserve el olor de los otros peludos.

En el veterinario

· Cuando lleguéis a la clínica, intenta ponerte en una zona tranquila de la sala de espera y, sobretodo, alejada de los perros porque aunque tu felino pueda llevarse bien con canes, puede que estos animales se pongan nerviosos con la presencia de tu gatete. Si algún perro trata de acercarse, pídele amablemente a su humano que lo aparte.

·Mantén a tu mascota dentro del transportín. Que continúe tapado y en tu regazo, no es recomendable dejar el transportín en el suelo, porque esto incrementa su sensación de vulnerabilidad y puede aumentar el estrés.

· Guarda la calma cuando entres en la consulta del veterinario y actúa con normalidad, sin nerviosismo. El profesional te indicará cómo actuar y cuándo hay que sacar a tu felino del transportín o si es mejor no hacerlo.

· Cuando salgas de la consulta es el momento de introducir a tu felino del transportín y ponerle la toalla o manta adicional dentro. Este objeto tiene la función de impregnar al gato con el olor común de sus compañeros de casa. Resulta muy útil porque cuando el felino sale de casa adquiere olores que pueden resultar extraños a los otros animales y puede que no le reconozcan como un compañero.

Vuelta a casa

· Al llegar a casa, lo mejor es dejarle tranquilo y abrirle la puerta del transportín para que “retome” él mismo su rutina habitual. No le fuerces a salir del transportín ni a que se relacione con vosotros ni con los demás animales, ha tenido un momento traumático para él y necesita su tiempo. Es importante dejarle que vaya “liberando” por sí mismo el posible estrés sufrido en la clínica.

· Si hay otros felinos en casa, observa como se comportan antes de sacar al gato del transportín. Cuando estén tranquilos será el momento de abrir su compuerta y dejar que salga cuando quiera. Si le bufan o tienen conductas de miedo o agresivas es mejor que aísles al recién llegado en una habitación donde tenga sus cosas (comida, agua, arenero, etc.) hasta que se relaje la situación. Esto es imprescindible si el gato ha sido anestesiado o sedado.

· Si a pesar de tomar estas precauciones la vuelta a casa supone siempre un problema, una solución es llevar a los otros felinos al veterinario, aunque no les vaya a hacer nada, para que también ellos se impregnen del mismo olor. Otra solución es contactar con un experto en etología sobre la mejor forma de actuar.

 

 

Fuente: Royal Canin

About vmartinez

Check Also

8 consejos para cuidar a un perro labrador

22 Sep También es conocido como labrador retriever, cobrador de labrador o perdiguero de labrador. ...