Home / Actualidad mundo animal / Problemas de comportamiento y abandono de perros y gatos

Problemas de comportamiento y abandono de perros y gatos

28 Abr

 

En este post hablaremos de los principales problemas de comportamiento de perros y gatos, relacionados con el abandono. Sabemos que una gran proporción de estos animales son rechazados porque sus propietarios no han sabido modificar ciertas conductas indeseadas, quizás por negligencia o falta de información. Por suerte, estos conflictos pueden solucionarse con educación, adiestramiento y voluntad. A continuación os explicamos algunas claves para lograr que la armonía reine en nuestra relación con canes y felinos.

Enumerar y delimitar los problemas de conducta es una tarea difícil, ya que éstos son muy variados y complejos. Además, hay que tener en cuenta que cada perro y gato es un mundo, así como cada propietario. Por lo tanto, no existen recetas mágicas para resolver estos conflictos. Para no morir en el intento y salir airosos a la hora de corregir la conducta de nuestros animales, es fundamental tener claro que cualquier procedimiento debe basarse en un correcto diagnóstico y posteriormente en un tratamiento elaborado, como un traje a medida, que se adapte a cada caso en particular.

Para este viaje, sí necesitarás alforjas:

La valiosa ayuda de profesionales: personas especializadas en conducta animal, como etólogos caninos o felinos, educadores o adiestradores.

Los expertos te abrirán los ojos: para que comprendas que muchos de los supuestos problemas que te atormentan, en realidad no lo son tanto. Te enseñarán a analizar la conducta de tu animal desde otra perspectiva distinta a la que tienes como persona que eres. Lo que para ti puede estar mal, como correr o saltar, para tu perro o gato puede ser simplemente divertido. 

Si no conoces a ninguno: pregunta a familiares o amigos que hayan tenido una experiencia similar y conozcan a alguno de estos profesionales, que les hayan ayudado con el problema, de manera satisfactoria. También puedes consultarlo con tu veterinario, posiblemente te recomiende un especialista de confianza.

Busca la clave: está en conocer de verdad las necesidades de nuestro perro o gato. Tenemos la responsabilidad de ayudarlos en esa tarea tan compleja como es su adaptación a nuestro entorno particular, que en muchas ocasiones, y como es natural, no coincide con el suyo.

Tres problemas frecuentes

Agresividad: este es el número uno de los problemas de conducta que requieren la ayuda de un experto para solucionarlos ya que, cuando se llega a estos extremos, el dueño suele sentirse incapaz de controlar la situación. Lo más recomendable es consultarlo con un etólogo o experto en educación canina o felina, para que determine las causas de la agresividad y nos proponga el tratamiento más adecuado.

Ansiedad por separación (APS): esta es otra alteración de la conducta que suele poner de los nervios a más de una persona. Si ves que tu perro muerde el sofá y todo lo que esté a su alcance, cuando lo dejas solo, lo más probable es que haya sido excesivamente sobreprotegido o haya vivido alguna experiencia traumática que lo ha marcado. Sea como sea, la buena noticia es que, mediante unas pautas apropiadas y un poco de paciencia, tu perro aprenderá a estar solo, sin tener que agobiarse. Eso sí, para acelerar este proceso, nada mejor que ponerse en manos de un educador o etólogo.

Eliminación inadecuada: también llamada “conducta higiénica”, es otro caballo de batalla con el que han de bregar muchas personas con un perro o gato que, por un motivo u otro deciden orinar y defecar fuera de tiesto. Si se trata de un cachorro, puede considerarse normal y lo conveniente es ir educándolo de acuerdo a su edad y características. Cuando el animal es adulto, ya es harina de otro costal, y lo mejor será consultarlo con un experto para que analice las causas del problema y nos oriente sobre la metodología más adecuada para reconducir el hábito del animal.

Más vale prevenir…

Los comportamientos problemáticos son la pescadilla o, mejor dicho, el perro o gato que se muerde la cola. Por un lado, son una de las causas fundamentales del abandono y, a su vez, los animales abandonados son proclives a presentar ciertos problemas de conducta.

Si quieres saber cómo evitar que tu perro o gato acabe desarrollando algún trastorno de conducta, lee atentamente los siguientes consejos:

Perro o gato adecuado para el hogar: es básico informarse muy bien sobre las características del can o felino adecuado, y decantarse por aquellos cuyo tamaño y temperamento se acoplen más a las personas con las que convivirá. En este sentido, no estará de más el consejo de un especialista para asegurar el éxito en la compatibilidad. Además, nos guiará sobre las pautas educativas que debemos seguir para evitar futuros problemas de conducta.

Previsión de gastos: no debemos olvidar que cualquier animal comporta una serie de gastos para los que hay que estar preparados: veterinario, vacunas, alimentación, accesorios… y cualquier imprevisto que pueda surgir, como ocurre con cualquier persona.

Consenso familiar: es fundamental que todos los miembros de la familia deseen de veras tener al animal, con todos los cuidados y responsabilidades que esto conlleva; es importante establecer de antemano las tareas que deberá asumir cada uno respecto al perro o gato, como jugar con ellos, educarlos, alimentarlos o salir a pasear. Deben tener muy claro que la llegada de un animal, no debe ser nunca un capricho, porque se trata de un ser vivo con el que compartirán penas y alegrías durante muchos años.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo!

About vmartinez

Check Also

8 consejos para cuidar a un perro labrador

22 Sep También es conocido como labrador retriever, cobrador de labrador o perdiguero de labrador. ...