Aquellos propietarios de felinos que deseen que su animal pueda incorporar a su familia sin inconvenientes, deberán seguir un par de consejos para poder educarlos. Por ello, a continuación te dejamos.

Puedo educar a mi gato?

Claro que sí sólo deberás seguir al pie de la letra todos estos puntos que se presentan aquí:

  • El gato no es un perro: ten en cuenta que los felinos no son caninos y la relación con ellos puede ser escasa y hasta nula en ciertas ocasiones. El perro es indudablemente el mejor amigo del hombre y por tanto, no esperes que tu gato también lo sea, dado que su comportamiento es totalmente diferente.
  • Para obtener buenos resultados es necesario que el alumno sea bueno también. Esto quiere decir que el gato debe estar el tiempo suficiente con su madre y sus hermanos antes de separarlo de ellos, ya que de esta manera estará sociabilizar con las mascotas y con los propietarios también.
  • La educación no debe demorarse, por eso, apenas entre la mascota en el hogar las clases o pautas educativas deberán empezar.
  • Nunca sometas a tu felino ni a cualquier mascota a castigos físicos. El gato, al contrario que el perro, no está acostumbrado a someter ante el humano, ya que este mismo aprende porque le importa y porque obtiene más algo positivo de esta acción que llevó a cabo. ¿De qué manera? Siendo premiado por cada acierto y obteniendo recompensas.
  • Pon castigos indirectos ante afilado de uñas en la madera de la sala o en el sofá, marcaje, robo de alimentos, etcétera. Por ejemplo, algunos de los castigos se pueden llevar a cabo mediante ruidos o pistolas con agua. De esta manera el gato sabrá que este hábito es malo y por tanto, evitará hacerlo al menos en cuanto haya gente en el hogar.

Otros consejos de disciplina

  • Para que el gato no lime las uñas en las paredes o en los muebles, limpia estas zonas correctamente para que desaparezcan los olores del mismo. Sin embargo, proporcione rascadores para que pueda afilar sus uñas allí.
  • Coloca una caja con piedras sanitarias para que pueda hacer sus necesidades allí, y recoge estas cuando haya terminado.